La lactancia materna suele ser uno de los principales motivos de consulta a la matrona en las primeras semanas de nacimiento del bebé. Pese a que la embarazada se ve rodeada de información sobre ella antes del nacimiento de su bebé, suelen aparecer numerosas cuestiones y pequeños problemas durante el tiempo que dura la lactancia. Por suerte, muchos de ellos pueden ser solventados con paciencia y un buen asesoramiento.
Aquí te mostramos algunas de las muchas preguntas que te pueden surgir con respecto a la lactancia materna.

¿Cuándo se produce la subida de la leche?

Es variable pero suele suceder alrededor del tercer día postparto. Algunas mujeres no notan prácticamente nada cuando se produce la subida de la leche y otras perciben desde un leve goteo de leche hasta una hinchazón importante de las mamas. La subida de la leche se produce como consecuencia del aumento de producción de leche debida al estímulo hormonal. Para que esto suceda es de gran importancia que el bebé tome el pecho lo antes posible tras su nacimiento y que las tomas sean a demanda y regulares.

¿Cuál es el mejor horario para dar el pecho?

Uno de los puntos clave para la lactancia materna es olvidarse del reloj y poner al bebé al pecho cuando él lo pida. Es lo que llamamos lactancia materna a demanda. De esta forma conseguiremos que la producción de leche materna se produzca y se regule en función de las necesidades del bebé. Además, vaciando regularmente las mamas evitaremos que la leche quede acumulada y puedan aparecer ingurgitaciones y/o mastitis.

¿Cómo conseguir mayor producción de leche?

La cantidad de leche que la mama produce irá en relación al estímulo hormonal que se produce al poner al bebé al pecho. Cuanto más pongamos al bebé al pecho, más se estimulará la reacción en cadena de las hormonas de la lactancia. Éstas harán que la producción de la leche aumente y se vaya ajustando a las necesidades del bebé conforme éste va creciendo. Cuanta más leche tome tu bebé, más estimulación hormonal se producirá y más cantidad de leche se generará. Así que ya sabes que si lo que deseas es producir más cantidad de leche pon a tu bebé al pecho con más frecuencia.

¿Pueden tomarse medicamentos mientras se da lactancia materna?

La lactancia materna es compatible con muchos de los medicamentos de uso común. En cualquier caso no todos los medicamentos pueden tomarse mientras se da el pecho y algunos pueden resultar nocivos para el bebé. Si necesitas tomar algún medicamento es bueno asegurarse de que es compatible con la lactancia materna. Coméntalo con tu médico y/o farmacéutico cuando necesites iniciar algún tratamiento o consulta si los medicamentos que tomas puedes seguir tomándolos mientras das el pecho.

¿Cómo calmar el dolor del pecho producido por las grietas?

Las grietas en los pezones es una de las complicaciones más habituales durante la lactancia y una causa muy habitual de consulta. Las grietas se producen por una mala posición de la boca del bebé durante la toma. Cuando el bebé sólo agarra la parte del pezón al succionar se producen estas dolorosas fisuras, que incluso en ocasiones pueden llegar a sangrar. Para evitarlas es importante que revises la técnica de succión para conseguir que el bebé introduzca el pezón y parte de la areola en la boca y evitar así que aparezcan. Consulta con tu matrona y revisad juntas la posición del bebé en el momento de la toma.

¿Qué anticonceptivo es mejor si se está dando el pecho?

Si estás dando el pecho existen varias posibilidades. Si tu bebé tiene menos de 6 meses, todavía no has tenido la regla y la lactancia materna es exclusiva y a demanda (sin pasar más de 4 horas durante el día y 6 horas en la noche sin darle el pecho) puedes hacer uso del método MELA. Cumpliendo estas condiciones los niveles de prolactina son suficientemente altos como para evitar que haya ovulación y, por lo tanto, embarazo. Si deseas un método anticonceptivo hormonal puedes recurrir a los anticonceptivos que contienen sólo progesterona. Estos son compatibles con la lactancia materna y no reducen la producción láctea. Para este método es importante que sea recetado por tu médico y confirmar así que no existe ninguna contraindicación. Puedes también recurrir al uso del preservativo o la colocación de un DIU y si tienes clara la decisión de no tener más embarazos puedes optar por los métodos definitivos (la ligadura de trompas y la vasectomía).

¿Cuál es el mejor sujetador para la lactancia?

La mayoría de las mujeres se sienten más cómodas llevando el pecho recogido durante la lactancia. La subida de la leche suele generar algunas incomodidades que mejoran bastante haciendo uso de un buen sujetador. El mejor sujetador, pese a que cada una pueda tener su gusto personal, es el que recoge el pecho y lo sujeta pero sin comprimirlo. La leche debe fluir bien y si el pecho está excesivamente comprimido puede producir obstrucciones de la leche.

¿Son recomendables los cojines de lactancia?

Los cojines de lactancia son un complemento perfecto para la lactancia materna. No es que sean imprescindibles para que la lactancia materna vaya bien, pero ayudan mucho a la buena colocación del bebé al pecho, especialmente en algunas posiciones, y mejora el confort de la madre. Gracias a los cojines de lactancia la mujer que da el pecho ve reducidos los dolores de espalda y hombros ya que permite adoptar posiciones más cómodas durante la toma. Hay varios modelos de cojines de lactancia y depende de gustos personales cuál es el mejor. Algunos tienen forma de media luna y otros son más alargados, pero en general todos ellos son fáciles de usar y mejoran mucho la comodidad de la madre durante la lactancia materna. También hay que tener presente que no sólo pueden emplearse para la lactancia sino que puede usarse al dormir o como apoyo del bebé cuando comienza a sentarse.

¿Cómo debe ser la alimentación durante la lactancia materna?

La alimentación durante el tiempo que dura la lactancia materna debe ser variada y equilibrada. Es importante beber gran cantidad de agua y tomar alimentos que aporten vitaminas y minerales. Es recomendable incluir en la dieta frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos y cereales (especialmente integrales para aumentar la ingesta de fibra) y evitar aquellos alimentos superfluos que aportan poco valor nutricional (bollería, refrescos, fritos, comida precocinada, etc). Respecto al dicho popular de que ciertos alimentos dan mal sabor a la leche hay que dejar claro que no es cierto. No es necesario eliminar de la dieta ningún alimento, ya que el bebé debe acostumbrarse a todos los sabores. Si, por ejemplo, el bebé tuviera muchos gases o digestiones difíciles sí que se recomienda reducir la ingesta de alimentos flatulentos (coliflor, brócoli, etc).
¿Hay que tomar algún suplemento durante la lactancia materna? Se aconseja a toda mamá que da el pecho que tome un suplemento diario de 200 microgramos de yodo, además del consumo de sal yodada, ya que las necesidades de este mineral aumentan y es difícil cubrirlas con la dieta.
La vitamina D, muy importante para retener el calcio y prevenir las fracturas, podemos obtenerla de la dieta (principalmente de los pescados grasos) o a través de la exposición solar.
La lactancia materna es un mundo desconocido para la mamá primeriza. Resulta de gran ayuda obtener información durante el embarazo y así conseguir que la lactancia materna sea exitosa. Para esto os recomendamos que realicéis unas adecuadas clases de preparación al parto durante los meses de embarazo y podáis solucionar todas las dudas.

El equipo de Maternity Care