¡2017 Empezamos!

2017empezamo-11-de-142017empezamo-5-de-142017empezamo-10-de-142017empezamo-9-de-142017empezamo-14-de-142017empezamo-2-de-142017empezamo-12-de-142017empezamo-1-de-142017empezamos

No podemos negar que siempre empezamos el año con muchas ganas y vamos perdiendo fuelle a medida que pasan los meses. Nos pasa a todos así que supongo que será natural en el ser humano. Ponernos retos, metas significa que estamos vivos, que tenemos ilusión y sueños que cumplir. Pueden ser más ambiciosos o menos pero es un indicador de que no nos conformamos, que miramos hacía delante y tratamos de mejorar de hallar nuestra mejor versión.

Sin duda la meta, el propósito que más importa en la vida es ser feliz, no es una palabra que use mucho ya que me da miedo, respeto. Las palabras tienen poder y a veces vanalizamos tanto algunas que pierden su significado. A la palabra FELICIDAD  le ha pasado un poco eso, está por todas partes como si fuera algo fácil de alcanzar, como si solo bastará decir: “soy feliz” y ya lo eres. Nada más lejos de la realidad, no se consigue por arte de magia, requiere esfuerzo, perseverancia. No es una palabra para usar a la ligera porque encierra toda ilusión de cualquier persona de este planeta.

No hay duda de que una de las cosas más importantes para ser feliz es la actitud, es querer serlo pero también se necesita un equilibrio entre el cuerpo y el alma. Esto lo sabían muy bien los griegos que buscaban el equilibrio en el deporte, en las artes y en la figura humana. El justo medio. Quizás por eso uno de nuestros propósitos de año nuevo siempre sea llevar una dieta sana y hacer deporte. Porque nos equilibra, nos hace sentir bien.

Rodearse de cosas bonitas y agradables es una cura para el alma: un buen libro, una vela y una copa de vino o un té (para gustos colores), aprender un idioma, hacer un curso de fotografía, de teatro… cualquier cosa que nos guste, sosiega nuestra mente. Después de duros días de trabajo o de horas interminables haciendo mil tareas en casa, realizar un actividad que nos despeje la mente, nos motive equilibra el alma.

Alejar a las personas tóxicas. Están ahí y lo sabemos. Siempre tienen una actitud negativa, pocas veces o ninguna dicen nada bueno de nadie, siempre sueltan una coletilla que crispa. Pues estas: fuera, fuera y fuera…

El tiempo de calidad con los nuestros: escuchándoles, sonriendo, jugando, abrazando o realizando algo en el que disfrutemos todos sin móviles ni televisión ni distracciones es una buena forma de experimentar el amor y el amor nos hace felices. Puede parecer una tarea imposible pero los fines de semana, los viernes por la tarde, dedicarles exclusivamente unas horas es tan reconfortante para ellos como para nosotros. Y las cosas por hacer seguirán ahí cuando vuelvas pero esa tarde ya habrá pasado y no volverá sino la has aprovechado.

¿Y es este el secreto para la felicidad?

Pues seguramente no. Porque dependemos de un montón de cosas más: que todos estemos bien de salud, que no haya problemas familiares, que la situación económica vaya bien…

Pero en mi caso he tenido épocas en las que me he sentido muy bien conmigo misma y practicaba esto a rajatabla. No es que ahora me sienta mal pero siempre que he sido mamá he perdido de alguna manera el rumbo. Es algo normal: las prioridades cambian, el bebé es lo primero y tu pasas a un segundo, tercer o cuarto plano. Con mi primera hija esto me causo una gran aflicción, siempre pensaba ¿Cuándo volveré a ser yo?.

He llegado a la conclusión que esta maternidad es la que menos me he agobiado porque se que aunque esto sucede, llega un momento que todo vuelve a la normalidad. Dejas de sentirte tan imprescindible (aunque lo sigas siendo, es de otra forma), puedes hacer arreglos con tu pareja, hermana, madre o una canguro para que te ayuden y saques tiempo para ti: para hacer deporte una o dos veces por semana, salir alguna noche con tus amigas y echarte unas buenas risas, una bonita cena romántica sin estar pendiente de las tomas…

Ahora que Ari ha cumplido un añito, comienza a dormir más seguido, pasa algo (no mucho) de tiempo en su cuna, tiene más instalada la rutina de la casa y yo siento que puedo empezar a recuperar poco a poco cosas que había dejado apartadas y la verdad tengo ganas.

Ya os lo comentaba por Instagram: recuperar mi alimentación “sana”, hacer algo de deporte, pasar más tiempo con mis hijos sin que este el móvil de por medio y estudiar un master en Septiembre son algunos de mis propósitos para el 2017. Son típicos tópicos lo sé, poco originales… Pero me hacen feliz.

2017empezamo-3-de-142017empezamo-13-de-14

 

no comments
Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

Popular post

LATEST VIDEOS

INSTAGRAM

Menu