¿Cuanto hace que no piensas en el amor?

Esta pregunta tan cursi me la hice el otro día hablando con una de mis amigas “solteras”. Si te encuentras en esta estado civil y sin novio a la vista seguramente tu vida sentimental sea tan agitada como la de ella pero si no es así y te asemejas un poco más a mi “estado” casada con un hijo, dos, tres o los que sean seguramente te sientes más identificada con lo que yo pensé en ese momento.

Mientras me hablaba de su segundo pudo ser pero no de este año y yo me moría de risa porque le pasan cosas de película americana (hay que ver cuanto rarit@ hay suelto y cuantos le tocan a ella..) le dije algo así como que se pasaba demasiado tiempo pensando en sus relaciones y que le daba muchas vueltas a las cosas.

Según se lo decía mi mente se vio flasheada por una serie de recuerdos míos en la cama de mi habitación con Alejandro Sanz a todo volumen o viendo comedias románticas como si yo misma fuera la protagonista, ensayando conversaciones con el chico que me gustaba, sonriendo sola cuando pensaba en él… Todo ese tipo de cosas que alguna vez TODAS hemos hecho… Y puede sonar a tópico pero admitirlo todas hemos sido así de intensas alguna vez.

De vuelta al presente estas cosas han desaparecido y han sido enterradas y olvidadas en la más profunda oscuridad como las primeras citas, los nervios al hablar con él, el comerte la cabeza  y aburrir a tus amigas hablando de cada aspecto de la conversación que tuviste hace unas horas y todo esto ha sido sustituido por la seguridad, la comodidad, la complicidad pero también por darnos por sentado uno al otro continuamente.

Y si ya no envidio a ninguna de mis amigas solteras y libres como pajaritos, porque señores como está el patio… Si envidio esa ilusión, esas esperanzas, esas ganas y esa “vidilla” que reflejan cuando me cuentan sus historias.

Hacía bastante que no me planteaba estas cosas, es más creo que cuando tienes un bebé de dos años y otro en camino hay como un par de años que la relación con tu pareja pasa a un 5º o 6ª plano y oye tampoco pasa nada, hay fases, etapas, hay que saber vivirlas y en esos momentos hay un proyecto común: SOBREVIVIR!! y bueno sí, también criar a nuestros hijos 😉

Pero en esta vida todo llega y todo pasa y ese momento de reencuentro de volver el uno a otro lo necesitas cuando llegas a un determinado punto y aunque no puedes pretender volver a la etapa de “cuando nos conocimos” porque además y gracias a dios esta superada si necesitas tiempo juntos, pensar en ese “nosotros”, hacer cosas normales pero solos, saber lo que siente el resto de la humanidad (sin hijos, claro) cuando llegas un Restaurante y pides mesa para dos, para DOS!!! Que pequeñitas y cucas son…

Pues en todo esto pensé cuando mi amiga hablaba (si desconecté un poco de lo que me contaba, lo confieso) pero me sirvió para planear nuestro noveno aniversario. Quería hacer algo especial y podríamos haber visitado una ciudad nueva pero siendo como soy querría haber visto todo así que estaría atenta a todo menos a nosotros terminaríamos destrozados de caminar, me obligaría a madrugar porque me quedarían 5 o 6 cosas importantes que ver.

Si íbamos a esquiar a un bonito hotel de montaña pero en plan relax, sin prisas, en plena naturaleza rodeada de nieve y solo cargando nuestros propios esquíes (esto fue lo que terminó de convencerme de que era el plan perfecto) Y una cena en Granada una de las ciudades más bonitas que hay pero que ya conocemos así que no habría estrés por correr a verlo todo.

Fue un “finde” descansado, relajante sin prisas en el que hasta estuvimos bailando hasta las 3.00 a.m aunque luego pagaremos las consecuencias, como antes…

También hablamos sin interrupciones, como antes…

Pensamos en nostros que a fin de cuentas es de lo que se trata que aunque de otra forma sigamos pensando en el amor, por muy cursi que suene.

Espero que os gusten las fotos y el video

Un beso grande

Sierra Nevada

Nos alojamos en el Hotel Vincci Rumaykiyya

Muy recomendable el Restaurante La Muralla

Granada

Nos alojamos en el HOTEL ALHAMBRA PALACE

Nuestra cena de Aniversario fue en El Huerto de Juan Rana