El uno de Enero

El día uno amanecemos cargados de propósitos para el nuevo año algunos mas realistas que otros pero la mayoría van perdiendo vigor y desapareciendo durante los siguientes meses y siendo positivo los mantendremos hasta Marzo. Es algo normal que nos emocionemos ante la posibilidad de cambiar aquello que no nos gusta de nosotros o de nuestra vida pero esta suele envolvernos de tal manera que lo único que podemos es dejarnos llevar e intentar llegar a todo de la mejor manera. 
Sin embargo este año a mi no me  ha dado tiempo o la falta de sueño no me ha permitido tener la claridad necesaria para saber que espero del 2016. Con un recién nacido de nuevo en mis brazos mi conciencia del tiempo se ha intensificado y todos mis esfuerzos se concentran en parar el tiempo, una lucha que ya se perdida. 
Estos meses son especialmente dulces, con las hormonas aún revolucionadas no puedo más que mirar a mi pequeña bebe y contener apenas la emoción y las lagrimas ante el milagro de la vida. Tengo tanto que enseñarle, como el mar que con apenas 20 días ya ha podido conocer. 
El 2016 es un pequeño cuaderno en blanco en comparación con el gran libro que es la mente de esta pequeña de tres kilos que duerme a mi lado y me ha robado el sueño y el corazón. 
En 2015 se completo mi familia, mi vida, sin saberlo faltaba ella, del 2016 solo espero  que me sorprenda como hasta ahora me ha sorprendido la vida. 

no comments
Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

Popular post

LATEST VIDEOS

INSTAGRAM

Menu