Comidas, familia, regalos, ilusión, sueños, risas, miradas… Y aunque cueste trabajo, tiempo y dinero hacemos todo lo que podemos para que salga perfecto, porque sus caras, sus sonrisas nos compensan nuestras ojeras y nuestro esfuerzo. Y quizás ahora no se den cuentan pero un día recordarán estos días   como los más felices. 

Toda mi familia y yo os deseamos una Feliz navidad y que Papá Noel os haga sonreír como si volverías a ser niños.