La última noche del 2014 en Melia Villa Aitana.

Como cada uno de Enero el nuevo año acudió puntal a su cita 

Entre el mar de Benidorm  y las montañas del pueblo alicantino de Finestrat se encuentra este maravilloso complejo hotelero donde decidimos celebrar nuestra última noche del año 2014. Hacía tiempo que no podíamos celebrar bien la nochevieja, una noche que siempre ha sido de mis preferidas y este año decidimos darnos un homenaje y comenzar bien el año volviendo al hotel donde mi marido y yo pasamos nuestra primera noche de casados, nunca se me olvidará la habitación: Son de mar.

Su decoración imita a la del típico pueblo mediterráneo con una plaza con iglesia y edificios bajos que figuran casas costeras donde se encuentran las habitaciones. El complejo está divido en dos partes una familiar, con grandes piscinas y restaurantes de 4 estrellas, y una zona Level de 5 estrellas donde relajarse y disfrutar del silencio y la tranquilidad.

Nosotros decidimos disfrutar del hotel así que ese mismo 31 por la mañana decidimos darnos un lujo y pasamos unas relajantes horas en el spa, disfrutando de unos maravillosos tratamientos. Un spa que nada se parece a esos típicos locales oscuros sino lleno de cristaleras que daban al exterior y llenaban todo el espacio de luz. Realmente un lugar para desconcertar y relajarse.

Después de comer en uno de sus maravillosos restaurantes y descansar un poco en la habitación comenzamos a prepararnos para la gran noche. Siempre ha sido una noche especial para mi, tiene algo de mágica, de renovación con la terminación de un nuevo año comienza la oportunidad de cambiar aquello con lo que no estamos satisfechos, con lo que no somos felices. Por eso nos ponemos propósitos porque durante ese tiempo encontramos la energía para hacerlo y somos nosotros los que podemos mantener esa energía.

Para la ocasión elegí un vestido de Naf Naf con el que me sentía campanilla, nunca me había puesto un vestido de tul y tenía muchas ganas, este me resulto perfecto además de cómodo. Lo combine con una sandalias antiguas doradas de Zara y un bolso de mano negro de Michael Kors.

La cena fue espectacular, en un precioso salón. La verdad una noche de ensueño o coincidiendo con mi vestido, de cuento de hadas.

Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

Popular post

LATEST VIDEOS

INSTAGRAM

Menu