“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad” Karl A. Menninger.

Hola a tod@s:

En primer lugar quería disculparme que tengo un poco abandono el blog estos días pero han sido unos días de no parar, tengo pendiente este post desde hace semanas y por fin hoy he podido sentarme a escribirlo.

Sé que hace meses que no escribo en esta sección faltando a mi compromiso de hacer un post al mes por eso esta vez os recomendaré los libros que hemos añadido a nuestra librería en los últimos meses. No voy a hacerlo como de costumbre dividido por edades ya que son libros que sin duda valen para casi todas.

Mañana se celebra el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER y por eso me parece el día perfecto para publicar un post que tiene como tema principal la lectura en la edad infantil. Que las mujeres pudiéramos optar a la educación fue sin duda uno de los grandes hitos en la historia de la emancipación femenina. Algo que se nos había vetado porque el saber es poder. Relegadas a un bien burgués más, nos hemos visto privadas de libertad, de conocimiento y de oportunidades pero sin duda estamos en el camino del cambio. Aún tenemos mucho que hacer: brechas salariales, discriminación en el trabajo, entrevistas abusivas centradas en nuestra vida personal más que en nuestros hitos profesionales… No hay mujer se dedique a lo que se dedique, pertenezca a la ideología que pertenezca que no condene este tipo de cosas, estoy segura.

La cultura, la lectura juegan en la mentalidad de nuestros hijos un papel crucial, como padres tenemos la oportunidad y el deber de proporcionar a las niñas herramientas necesarias para que piensen por sí mismas, para que el día de mañana sean mujeres libres, pero libres de verdad. Esto quiere decir que si quieren presentarse a la presidencia de un país puedan hacerlo, pero si DECIDEN no trabajar y cuidar de sus hijos también sean respetadas, que si quieren ser arquitectas lo sean  pero si quieren montar una pequeña startup de bolsos sean igual de alabadas, que si les apetece ser mineras, médicos, modelos, camareras, escritoras, diseñadoras, profesoras, ejecutivas, trabajar en bolsa… puedan serlo sin que sea su género lo que les condicione para optar por una cosa u otra.

Pero como padres también tenemos la oportunidad y el deber de educar a nuestros niños bajo otra forma de ver las cosas: la corresponsabilidad, la ausencia de roles, el respeto ante todo… Y para eso es necesario también cultura, conocimiento y muchos, muchos libros!!

Vamos allá con ellos:

Carmen de Edelvives ilustrado por Benjamin Lacombe

Que Selene haya recibido este libro en Navidad no es ni mucho menos una casualidad. Carmen lleva en mi vida desde hace más de 10 años. Desde que conocí a esta mujer creada por Mérimée me obsesioné con ella. Tengo ediciones antiguas, nuevas, he visto la opera, películas, varias veces he trabajado sobre el personaje en la Universidad… así que cuando conocí esta edición de Edelvives con las ilustraciones de Bejamin Lacombe sabía que tenía que venirse a vivir a nuestra librería de casa. Quizás Selene sea un poco pequeña para comprender esta historia de pasión, odio y sangre pero por ahora está bien que la conozca, se que algún día la apreciará pero mientras tanto puede aprender sobre otras realidades alejadas de que conoce. La edición es tan bonita y cuidada que bien merecía que la tuviéramos.

Picasso (¡Mira qué artista!) de Combel

Nos hicimos con este libro cuando fuimos a ver la exposición sobre Picasso que había hasta hace poco el el Museo Thyssen. Una obra preciosa llena de detalles para poder aprender un poco más sobre la vida y la obra de uno de nuestros pintores más reputados y el movimiento al que perteneció. Es tan interactivo que los niños de cualquier edad se entretienen pasando sus hojas y aprendiendo sin darse cuenta.

Océano de Libros del Zorro Rojo

En casa adoramos este libro, fue un gran acierto. Sobre todo se lo leo a Leo aunque Ari también le gusta verlo. Un paseo por los distintos mares de nuestro planeta, con páginas desplegables donde el niño puede aprender la diversidad de los océanos y una moraleja final tan apremiante hoy por hoy: la necesidad de preservar el mar, el océano y sobre todo el ártico.

GUIAS DE VIAJE PARA NIÑOS

Durante estos meses nos hemos hecho con varias guías de viajes enfocadas a los más pequeños, vienen muy bien para integrar a los niños en los viajes que vamos realizar con ellos y sobre todo porque tienen pequeñas curiosidades que les llama la atención. Viajar y leer sin duda un combo perfecto para que nuestros hijos de hoy sean las grandes personas del mañana.

Florencia, Instrucciones para el uso. 

Se lo traje a Selene (a Leo le traje el cuento de Pinocho) de mi viaje a Florencia. Una guía preciosa con toda la historia de la ciudad y muchos dibujos para cuando vaya con ella a esta maravillosa urbe.

Colección Todo Sobre Paris 

Este libro se lo compró ella en la librería del Thyssen, la obsesión de Selene con Paris es exagerada (culpa mía que le he metido la ciudad por las narices desde que nació), le gustó mucho supongo que porque hay poca lectura muchos dibujos, mapas con frases cortas. Es muy entretenido centrado sobre todo en los grandes monumentos y en el modo de vida de los parisinos. Sin duda nos vendrá muy bien para nuestro próximo viaje, se trata del regalo de cumple de Selene (cumplió ayer 10 años) y sabíamos que era una forma de cumplir uno de su sueños.

Grande, Grande como un gigante

Y la estrella de la corona la dejo para el final: Grande, grande como un gigante es el libro escrito por Elisa Reyes especialista en el método de enseñanza basado en las Intelegencias Múltiples. El libro narra el viaje que hace Celia y su perro Cocó a través de estas inteligencias proponiendo diversas actividades a los pequeños lectores para desarrollarlas. A Ari le encanta pero a Leo también, además a los padres nos sirve para poder evaluar en que tipo de destrezas son más fuertes.

PD: la foto está elegida adrede ya que a Ari le encanta esta página en la Celia escupe el chupete….

Espero que os haya gustado

” Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad” Karl A. Menninger.