Nueva Etapa

IMG_2479

Para comprender me destruí, Fernando Pessoa
IMG_2489

Siempre me sucede lo mismo o por lo menos esto es lo que me ha sucedido las tres veces que he sido madre.

Supongo que por eso con Ari he conseguido no tener prisa, disfrutar del momento. Sabía que tarde o temprano volvería a ser yo, porque esto es así, cuando eres mamá de alguna forma dejas de ser tu misma.

No tengo ni idea si le pasa a otras madres o no, es más, no recuerdo haberlo expresado nunca en voz alta pero durante los primeros 18/24 meses de vida de mis hijos, siempre he dejado muchas, muchas cosas apartadas, atrasadas, en standby. 

No es que deje de vivir ni mucho menos, después de los primeros meses me las apaño para salir a cenar (siempre mirando el reloj), quedar con amigas, ir a la “pelu” de vez en cuando y ver alguna película. Pero no nos engañemos, durante una etapa vamos a estar pendientes de esa persona que depende exclusivamente de nosotros. Todo lo mío queda en un segundo lugar, siempre se puede posponer, es menos importante, es lo primero que tacho de la lista o por lo menos así lo siento.

Cuando nos mudamos a esta casa me propuse ir decorandola poco a poco con piezas especiales, buscarlas en rastros, anticuarios o en estas tiendas tan bonitas que hay por Madrid. Desde que me quedé embarazada de Ari se acabo la búsqueda, a no ser que el mueble fuera para los niños, la casa se me quedo a mitad… Pero esto no era ya lo primero porque lo primero era hacer su habitación y cambiar la de Selene y Leo, su armario, preparar su llegada….

IMG_2507IMG_2571

Además de esto:

  • No he vuelto a conseguir seguir una rutina de entrenamiento por más que me lo he propuesto e intentado, porque entre esto y lo otro… los niños… Adiós endorfinas, adiós recuperación de mi cuerpo anterior al embarazo.
  • Dejé de salir a conocer sitios para desayunar.
  • Olvidé mis estudios hasta mediados de este año.
  • Dejé de leer libros, periódicos, revistas…
  • Dejé de apuntar poemas en mi libreta de poemas.
  • Nada de viajes con amigos o pareja.
  • No me he estado enterando de música más allá de los 40 principales…
  • He dejado varios proyectos a medias
  • Apenas he ido al teatro.
  • No me he tomado ninguna copita “de más” y bailado sin parar.
  • ….

Y seguramente que a vosotros@s se os ocurren un montón de cosas más que habéis dejado de hacer cuando os habéis convertido en padres ya que esto es así, es lo que sucede cuando tienes un bebé porque ese bebé te necesita de una forma tan absorbente, mágica, exclusiva y especial que dejas de vivir para ti y solo vives para él.

IMG_2578IMG_2574Todo lo que dejé de hacer fue porque tenía que:

  • Dar el pecho cada dos horas.
  • Lo que significaba despertarme cada dos horas por la noche.
  • Cambiar pañales
  • Pasarme los minutos mirando su pequeña nariz, sus diminutos pies y sus sonrosadas manos.
  • Pillar ese momento en el que sonreía mientras dormía.
  • Controlar que Leo no la ahogara con alguno de sus efusivos abrazos.
  • Estar presente para cuando se sentará, gateara y caminara por primera vez.
  • Cambiar pañales
  • Montar cunas, muebles infantiles, carritos…
  • Preparar su comida, que la mitad  comerá con sus manitas y la otra mitad la tirará al suelo.
  • Consolarle cuando se dio su primer golpe.
  • Enseñarle el Palmas Palmitas.
  • Cambiar pañales.
  • Cambiarla varias veces al día.
  • Provocar su contagiosa risa con dosis extra de cosquillas.
  • Sentir que se hacía mayor.
  • Ir al parque.
  • Leer libros pop-up
  • Dormir la siesta con ella encima mientras el sol del medio día entra por la ventana.
  • Lavar ropa diminuta.
  • Comérmela a besos.
  • Cambiar pañales

Y un día durmió en su cuna toda la noche y empezó a jugar con sus hermanos en la habitación. Empecé a no ser la única que le consolaba cuando se caía o que le relajaba para dormir. Otro día (hace muy poco) dejó de necesitarme para alimentarse. Y así poco a poco yo voy recuperando mi espacio, mi tiempo, mi independencia. Puedo pensar en irme un día entero a buscar un bonito sofá y sé que estará bien sin mi. Puedo irme a entrenar cada mañana delegando en otra persona su cuidado porque ya no necesita su primera toma del día. Puedo sentarme horas a trabajar al ordenador porque se que en dos horas no será imprescindible mi presencia.

Y ya sabía que esto iba a pasar.

Recuerdo cuando tuve a Selene y entiendo perfectamente esa sensación de “no volveré a ser yo”. Pero el tiempo pasa, demasiado rápido a mi parecer, y tenemos el tiempo suficiente para hacernos y rehacernos . Para olviardarnos de nosotros por un tiempo y volver a retomarnos. Nunca volverás a ser la misma, serás mejor, menos egoísta y con mucho más que perder, pero si recuperarás tu hueco,  tu espacio.(Para comprender me destruí, Pessoa)

Yo estoy en esta época, en esta etapa de transición entre el bebe demandante y la niña pequeña. Son unas semanas agridulces, de cambios. He terminado varias cosas que tenía pendientes: he cerrado una etapa en mi carrera, en mi vida, en mi maternidad.

Hoy me siento fuerte para enfrentarme a lo que el futuro me tenga guardado y débil al mirar al pasado y ver lo he vivido, lo que he perdido y lo que he conseguido.

Estoy en un buen punto, un punto de salida.

No sé que me esperará este año pero se que esta NUEVA ETAPA en la que empezamos a entrar y de la que no hay marcha atrás nos dejará un reguero de buenos recuerdos.

Un beso grande
IMG_2587

Pantalones y Camisa: Zara

Bolso: Michael Kors

Boina marinera: Saint James

Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

Popular post

LATEST VIDEOS

INSTAGRAM

Menu