Caucasian pregnant woman with make up in black dress and black hat with owl sitting on her arm, portrait of future mother, happy pregnancy, fasion portrait

Post escrito por el equipo de Maternity Care

Estar embarazada es compatible con conseguir una forma de vestir que resulte cómoda y estilosa a la vez. ¿Quién dijo que no se puede vestir bien durante el embarazo? Aquí te contamos algunos consejos para adaptar la ropa y el calzado en el embarazo.
El cuerpo de la embarazada se ve sometido a cambios constantes, siendo uno de ellos el aumento de volumen, que será más significativo en el tercer trimestre de embarazo. Esto es una de las cosas a tener en cuenta a la hora de valorar qué ropa premamá comprarse durante el embarazo. Para no tener que comprar ropa premamá todos los meses es preferible que compres ropa holgada para que ésta pueda servirte aunque aumentes de peso y volumen más adelante. Con esto podrás ahorrar en ropa para el embarazo y llevar de forma cómoda ropa tuya.
Ten siempre presente que a la hora de elegir ropa premamá no debes renunciar a la comodidad, la elegancia y al estilo propio que tengas ya que por suerte existen muchas posibilidades a la hora de conseguir ropa para embarazadas y hoy en día existen multitud de tiendas donde comprar ropa premamá de todos los estilos. La clave está en que no renuncies a vestir bien durante tu embarazo apostando igualmente a la comodidad.
Algunos pasos a seguir para vestir durante en el embarazo:

  1. Aunque cada cuerpo es diferente, la mayoría de las embarazadas no aprecian grandes cambios corporales durante los tres primeros meses de embarazo. Aunque lo más común es notar algo de tensión en las mamas que obligue a comprar sujetadores de alguna talla mayor a la habitual, por lo general la embarazada continúa usando su ropa habitual, algo que te ayudará a ahorrar en ropa premamá durante los primeros meses.
    En el momento en el que notes que aumenta el tamaño del pecho compra sujetadores específicos de premamá. Elige un sujetador de copa grande, con tirantes y banda elástica del contorno anchos.
    Si ya desde el comienzo del embarazo, en las primeras semanas de gestación, empiezas a sentirte algo más hinchada deberás evitar la ropa ajustada que tengas y seleccionar del armario aquella ropa que sea más amplia (blusones, vestidos anchos…).
  2. Cuando finalice el primer trimestre es posible que seas incapaz de abrocharte los botones de los pantalones con los que vistes normalmente. Las mamás más habilidosas confeccionan un triángulo de tela elástica que fijan a ambos lados de la cremallera para poder llevar esos pantalones un tiempo más. De no ser así, es el momento de comprar pantalones para embarazadas. Además, conforme aumente el volumen abdominal también se ensanchan las caderas y los muslos por lo que no podrás evitar acudir a una tienda de ropa premamá y comprar pantalones nuevos con los que sentirte más cómoda. Los vaqueros elásticos, por ejemplo, son los aliados perfectos. En las tiendas de ropa premamá encontrarás algunos con una faja elástica incluida en la zona de la cintura que protegerán tu abdomen.
  3. Otra solución, que es tan estilosa como cómoda y práctica, son los leggings. Puedes llevarlos con blusones anchos, jerseys, camisetas… y al ser flexibles resultan muy cómodos.
    Si te gusta llevar vestido con medias es otra opción de vestuario para embarazadas muy cómoda y que te aportará un look más elegante. Ten en cuenta que las medias deberán ser de embarazadas, ya que cuentan con una pieza especial en la zona del abdomen que evitan que aprieten. Si además sufres de piernas cansadas o tienes varices, puedes aprovechar y emplear medias de compresión para embarazadas y así conseguir favorecer el retorno venoso de las piernas y sentirlas más ligeras. Los vestidos premamá fruncidos debajo del pecho y amplios son muy cómodos y se adaptarán a tus necesidades hasta el final del embarazo.
  4. Para no tener que estar comprando ropa cada mes te aconsejamos que vayas adquiriendo ropa de premamá que se vaya adaptando a todo el embarazo. Para esto puedes elegir pantalones que puedan graduarse o prendas amplias que seguirán siendo útiles aunque el volumen abdominal siga creciendo.
  5. Con el paso de las semanas, tu peso ha aumentado y tu cuerpo ya ha experimentado cambios notables. Te recomendamos evitar la ropa más ceñida, sobre todo si te has engordado de forma general y todavía no se nota demasiado tu embarazo. En el mismo sentido, deberás evitar las blusas con forma de campana, ya que, aunque son anchas, no harán más que incrementar tu volumen. Debes buscar prendas favorecedoras, con caídas graciosas que te ayuden a dar más protagonismo a tus encantos actuales y que te den forma para marcar tu silueta. Una perfecta opción son las blusas ceñidas en el pecho y sueltas en la parte inferior.

    La clave de la ropa para embarazadas: funcional y comodidad

  6. Variedad de ropa premamá hay mucha y podrás encontrar de muchos estilos y precios. Pero algo que siempre tienes que tener presente a la hora de elegir una prenda es que ésta te resulte cómoda y sepas que vas a llevarla a gusto. Si ya de por sí puede ser algo que uno mire a la hora de comprar ropa en general, más aún debe ser cuando se trata de ropa para embarazadas.
  7. Quizá en los dos primeros trimestres de embarazo no sea algo tan prioritario, pero seguro que lo es en la recta final del embarazo. Los botones, las cremalleras, los cinturones y muchas más cosas que podían resultar cómodas antes empiezan a molestar y a incomodar al llevarlas puestas. Cuando esto suceda así, procura apostar por prendas que te permitan más libertad de movimiento, las cuales, por cierto, podrás seguir llevando cómodamente después de que nazca tu bebé.                                                                                                                                                                                      Los aliados para la moda premamá: los complementos 
  8. Si la ropa para embarazadas te resulta aburrida o monótona o no sabes cómo combinar las prendas de ropa que tienes puedes hacer uso de los complementos. La bisutería, los pañuelos o unos bonitos y cómodos zapatos podrán variar el estilo de tu vestuario y darle un aire distinto, informal o elegante según lo que busques y en función de la ocasión. Además, haciendo uso de complementos variados que tengas por casa podrás ahorrar en ropa para embarazadas porque tendrás la sensación de ir cambiando de estilo en función de los complementos que lleves.

El calzado en la embarazada
Es importante poner mucha atención al tipo de calzado que utilizarás durante el embarazo para completar tu look de moda en el embarazo. A diario, éste debe ser de horma ancha para poder andar cómodamente y fabricado de tejidos que permitan la transpiración. También hay que tener en cuenta que a muchas embarazadas se les hinchan los tobillos al final del día, más aún en especial cuando hace calor, por lo que un calzado apretado y estrecho puede resultar tremendamente incómodo.
El calzado no debe ser totalmente plano ni llevar mucho tacón. Si te gusta vestir con tacón alto puedes elegir algún calzado que sea cómodo pero que lleve plataforma o cuña.

Llevar el vestuario y el calzado adecuado en el embarazo te ayudará a vivirlo de forma más cómoda y saludable, minimizando algunas de las molestias que resultan frecuentes en el embarazo. Debido a su importancia éste tema suele tratarse en clases de preparación al parto.